¿Cómo llegas a tus resultados financieros?

¿Cómo llegas a tus resultados financieros?



– Aperitivo –

Antes de ponernos manos a la obra para elaborar todos las recetas económicas que nos ayudarán a mejorar nuestra salud financiera, es necesario saber cuál es el proceso de elaboración que cada uno de nosotros realizamos para llegar a nuestros resultados financieros.

Ingredientes

  • Creencias financieras
  • Información financiera
  • Decisiones económicas
  • Resultados financieros

 

– Plato principal –

Tal y cómo vemos en el esquema, tus creencias financieras y tu información financiera, determinan tus decisiones económicas, pero…

– PASO 1 – ¿Cómo se crean tus creencias financieras? 

Las creencias dependen de las experiencias que has vivido a lo largo de tu vida y de las enseñanzas que has aprendido de una manera inconsciente. Las que aprendes de tus padres, de tu familia o de las personas que están cerca de ti cuando eres pequeño/a.

Las creencias relacionadas con el dinero pueden ser:

Creencias facilitadoras: Ves el dinero como un medio que te permite cumplir tus objetivos.

Creencias obstáculo: Ves el dinero como un mal, que aun siendo necesario, te trae más problemas que soluciones.

Pon tus cinco sentidos para analizar que frases escuchas a tu alrededor acerca del dinero, que comportamientos ves en ti y en los demás relacionados con el dinero, etc.

Te digo esto porque hemos escuchado en varias ocasiones frases como: “El dinero no da la felicidad”; “No es más rico el que más tiene”; “Si gana mucho, es porque está metido en terreno fangoso”; “Le sale el dinero por las orejas”, etc.

Si nos detenemos en el sentido de estas frases podemos comprobar cómo cada una de ellas nos lleva a una creencia obstáculo sobre el dinero. Si de forma inconsciente hemos recibido esta información acerca del dinero, hemos creado una relación negativa con él, que nos puede provocar que tengamos miedo a hablar de dinero o a poner un precio a nuestro trabajo porque nos da vergüenza pedirle lo que consideramos a los demás.

Por el contrario, si hemos recibido creencias facilitadoras, no nos sentiremos atados al dinero  y no viviremos con la preocupación financiera que la mayoría de las personas tiene cada día.

– PASO 2 – ¿Qué es la información financiera?

Aquí hablamos de la educación financiera, ya que para poder tomar decisiones inteligentes en temas financieros es importante que tengas unos buenos conocimientos y una buena educación que te permitan saber que puedes hacer con tu dinero.

Es importante no sentir la preocupación por no saber ni dónde ni cómo gastamos, invertimos, ahorramos o compartimos nuestro dinero. Y será a través de la educación financiera cuando te sentirás con la capacidad de tomar decisiones asumiendo los riesgos que desees y te ayudará a soltar la actitud temerosa hacia el dinero.

Debes conocer conceptos cómo: Éxito financiero, equilibrio financiero, independencia financiera, libertad financiera, inteligencia financiera, etc.

– PASO 3 – Tus decisiones financieras

Si te fijas, pasamos mucho de nuestro tiempo tomando decisiones. Algunas de las decisiones tienen un valor escaso en el desarrollo de nuestra vida, pero en cambio, otras son realmente importantes para nosotros.

Bien, tu vida económica no es menos y  está llena de tomas de decisiones. Desde el momento en el que nos ponen el primer euro en el bolsillo, siendo sólo unos niños, hasta que dejamos de tener uso de razón.

Y aquí tenemos el “tic” de  la cuestión: de cada decisión que tomamos al respecto, dependerán a lo largo de nuestra vida nuestros resultados financieros.

De aquí, surge la necesidad de ser conscientes de que creencias tenemos y que grado de información financiera estamos manejando, ya que éstos son los pilares de nuestras decisiones financieras.

– PASO 4 – Una vez que hemos tomado la decisión; ¿Qué resultados financieros puedes obtener?

Los resultados obtenidos vienen determinados por la forma en la que tomamos las decisiones (puede ser de forma racional, en la que pensamos de forma lógica; o emocional, en la que pesamos y decidimos dejándonos llevar por las emociones):

– Racionalmente: Obtendremos una gratificación más diferida con resultados más positivos.

– Emocionalmente: Tenemos gratificación inmediata, pero los resultados pueden ser negativos.

Postre

  • Una vez que tenemos claro como obtenemos nuestros resultados financieros, seremos capaces de comprender todo el proceso que realizamos nosotros mismos en nuestra economía y ésto nos ayudará a tener una economía sana, ya que cómo decía Galileo Galilei “La mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo”.

 

¿Te ha gustado? ¡Cuéntalo!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+172Share on LinkedIn0Email this to someone

Comments are closed.

 

Acceso sólo para suscriptores Suscríbete GRATIS aquí