Desaprender finanzas: tópicos comunes

Desaprender finanzas: tópicos comunes



Aperitivo

  • Las frases que se dicen con frecuencia en nuestro entorno, y algunas ideas que los medios de comunicación repiten una y otra vez, nos sugestionan haciéndonos asumir como dogma de fe conceptos que muchas veces son sólo parcialmente ciertos, e incluso erróneos.  En este artículo vamos a comentar algunos de estos tópicos que te están haciendo desaprender o limitar tus conocimientos financieros, reduciendo así tu promoción y tu éxito personal y profesional.Los tópicos tienen que ver con la autosugestión negativa, modificando nuestra conducta y perjudicando nuestra vida y, de manera especial, nuestra economía. Por ello, debemos huir de los tópicos y prejuicios, ocupando el inconsciente con frases e imágenes positivas. Tópicos hay muchos, aunque los más comunes son los siguientes:

19184434“Hay crisis”

Sería necio negar la evidencia. Sí. Estamos en crisis. Sin embargo, no podemos dejarnos arrastrar por frases negativas que se suelen escuchar como “no paga nadie”, “la gente no tiene dinero”, “esto es una ruina”, y otras por el estilo. Los medios de comunicación tienden a ser sensacionalistas, en su mayoría, y magnifican estas frases que publican en las noticias, sugestionando negativamente a la gente. Pero, ¡cuidado!: este tipo de publicaciones a ellos les beneficia y hace que vendan más… ¿Para ellos no hay crisis?

En el bar, en la reunión de negocios, en el club deportivo, y en todo tipo de ambientes que frecuentamos solo escuchamos “hay crisis”. Finalmente acabamos asumiéndolo como cierto (que lo es) y que no podemos hacer nada (esta es la parte que no es verdad).  Entonces, si las ventas bajan, si nos llega un impagado, si los márgenes se reducen, es porque hay crisis. Nos conformamos y lo asumimos como normal. ¿Normal?

¡Despierta! Estás desaprendiendo finanzas. Si tu negocio o tu economía personal se resienten es posible que sea debido a errores y defectos en tu gestión. Claro, hay crisis, no somos tan estúpidos para negar lo evidente. Lo que tenemos que hacer es adaptarnos a la situación, buscar alternativas, optimizar la gestión y la economía, y tomar las medidas y decisiones adecuadas para hacer frente a la situación económica  general.

Y, sobre todo, hay que tener presente ese refrán tan español que dice “a río revuelto, ganancia de pescadores”. Ponte a estudiar. Analiza profundamente tu empresa, las ventas, la producción, la gestión financiera, la logística… Sé minucioso y te darás cuenta de que tienes muchas decisiones que tomar para superar con éxito la crisis.

 

“No tengo tiempo”

Otro “topicazo”. ¿Quién no lo ha dicho alguna vez? ¿Quién, como mínimo, no lo ha pensado? ¿Quién no ha oído infinidad de veces esta frase terrible? “NO TENGO TIEMPO”.45377669

Cualquier persona que mencione o piense esta frase está reconociendo que “es incapaz de dirigir su negocio y su vida”, “que está bloqueado y le superan sus circunstancias”, “se está declarando impotente”…

Lo más grave es que acaba condicionando a las personas que le rodean, generando una psicosis para ellos y para sí mismo, porque no es capaz de resolver sus propios problemas. La realidad es que se llega a esta situación primero por una falta de organización y planificación y, en segundo lugar y vinculado a lo anterior, por esa manía que tenemos de dar prioridad a lo urgente frente a lo importante.

¿Otra vez desaprendiendo? Lo urgente es aquello que requiere tu atención ya y ahora, pero que en realidad no es una cuestión de supervivencia. Lo importante es aquello que de no prestarle atención puede acabar con tu estabilidad. Cuando no te planificas y trabajas sin organización, finalmente, todo lo importante acaba convirtiéndose en urgente y tienes la sensación de ser un “apagafuegos”.

Un ejemplo: Es urgente ir a ver a un cliente enfadado. Que el resto de los clientes reciban sus pedidos puntualmente es importante. Podríamos decir que URGENTE es sinónimo de tan pronto como sea posible; IMPORTANTE  es sinónimo de sin demora.

“El tamaño sí importa”

Si hay algo falso y alejado de la realidad, que debes desaprender rápidamente, es que una empresa no necesita técnicas modernas de dirección y gestión, ni tampoco es necesario estar dotado para dirigir un pequeño negocio, ni es necesario crearse una reputación, ni ser un líder, o cualquier otro aspecto.

El tamaño si importa, y no el de la empresa, sino el de las habilidades del directivo, que debe saber adaptarse a las circunstancias y exigencias de su negocio. Pero más importante que aplicar sus habilidades al tamaño de la empresa es trascender al cambio de tamaño. Son muchos los empresarios que comenzaron humildemente y tuvieron que enfrentarse al crecimiento. Cuando ese momento llegó, se vieron faltos de habilidades, lo que se tradujo en una pérdida total de su negocio.

No caigas en el error de pensar que como no te consideras preparado para asumir un crecimiento en tu negocio, harás todo lo necesario para que este no cambie de tamaño. Esto solo te llevará a acabar en el mismo sitio que si te aventuras en el crecimiento sin la cualificación necesaria.

¿Qué hacer? Desaprender todos estos tópicos, prestar atención a tu formación, especialmente a tu educación financiera, y estar preparado para cuando llegue el momento del cambio.

En una empresa pequeña hay problemas, y los directivos que deben resolverlos han de estar preparados, en su carácter y técnica, con más profundidad que en una empresa grande. Aquello de que es más fácil dirigir una empresa pequeña que una grande es otro “topicazo”. En una empresa grande el directivo puede rodearse de colaboradores cualificados en las distintas áreas. En una pequeña empresa no es posible contar con personal cualificado para cada aspecto, por lo que es el propio empresario quien debe tener esa cualificación, que ha de conseguir con formación; y muy especialmente, como se trata de una actividad económica, debe prestar atención a su EDUCACIÓN FINANCIERA.

Postre

  1. Te dejo un ejercicio: identifica algún tópico en tu entorno relacionado con la economía y la educación financiera. Piensa cómo afecta a tu vida, a tu negocio y a tu economía, y qué puedes hacer para combatirlo y evitar que te afecte.Estaría bien que nos lo comentaras. Entre todos podemos identificar tópicos peligrosos para nuestras finanzas.  ¡Anímate! Esperamos tus comentarios.

 

 

¿Te ha gustado? ¡Cuéntalo!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+5Share on LinkedIn0Email this to someone

3 Comentarios

  1. Gracias por la oportunidad, el tema que más nos afecta es el incremento mensual de la gasolina para los automóviles porque repercute en nuestros costos y pienso que nuestras autoridades deberían tener un programa de descuentos para las pymes de manera que no frenen su desarrollo y contribuyan a resolver el problema de desempleo

Deja un comentario

O
 
Tags:

Acceso sólo para suscriptores Suscríbete GRATIS aquí