El Maravilloso Interés Compuesto

El Maravilloso Interés Compuesto



Aperitivo

  • ¿Te gustaría que tu dinero trabajara para ti como un esclavo, generando cada vez más dinero, mientras tú descansas en el Caribe con un mojito en la mano?



Suena bien ¿verdad? Aunque creas que es un sueño imposible de realizar, te voy a contar el secreto para conseguirlo, que es… (cha chan cha chan… hay que ponerle emoción porque es realmente emocionante) ¡EL INTERÉS COMPUESTO!

Sí, con mayúsculas y todo, porque es el secreto para que tu dinero genere más dinero.

Si te suena a chino mandarín o escucharlo te ha provocado un “¿Qué?” en tu cabeza, voy a explicarte con sencillez tan fabuloso “invento”.



El interés compuesto es un efecto multiplicador de tu dinero, que hace que los intereses que recibes por él se agreguen al capital inicial, generando a su vez más intereses y permitiendo que acumules más dinero.




¡No te asustes! Con un sencillo ejemplo vas a ver claramente cómo funciona. Si tienes a mano una calculadora para hacer las cuentas mientras lees, verás cómo te ayuda a fijar el concepto.

Imagina que tienes un dinero ahorrado (10.000) y has conseguido colocarlo en un fondo que te genera un 10% de intereses anuales durante 5 años.

10.000 x 10% = 1.000 de intereses por año

Es decir, que al cabo de 5 años, con 1.000 de intereses por año, tendrías 15.000,  ¿verdad?


¡Pues NO! Aquí es donde entra el maravilloso INTERÉS COMPUESTO.


Como eres una persona muy aplicada y has decidido no tocar ese depósito en absoluto, porque estás convencido que el dinero tiene que trabajar para ti y no tú para el dinero, esto es lo que pasaría al cabo de 5 años (incluso con dibujitos, para que se entienda mejor):



Así, al cabo de 5 años, recibirías 16.105,10, gracias al interés compuesto que estuvo trabajando para ti mientras te bronceabas en alguna playa paradisíaca 🙂

También hay una regla que sirve para estimar (calculando el interés compuesto) cuánto tiempo demoraríamos en duplicar nuestro dinero inicial, según los diferentes tipos de interés. Se conoce como la regla del 72, y consiste en la siguiente formula:

Divide 72 entre el tipo de interés (%) y obtendrás el número de años.

Veamos algunos casos:

Para duplicar los 10.000 de nuestro ejemplo, la cuenta sería la siguiente:

72/ 10 % (el interés que recibíamos) = 7,2 años tardaríamos en conseguir los 20.000

En cambio, si sólo consiguiéramos un porcentaje de interés del 8%:

72/ 8% = 9 años es lo que nos llevaría duplicar los 10.000

¿Has visto? Es super fácil, y no necesitas tener un máster en matemáticas, ni ser economista cum laude: con saber pulsar las teclas de una calculadora, ¡estás más que capacitado/a!

Ahora que ya tienes la fórmula para hacerte rico desde el Caribe, sólo te queda comenzar a ahorrar para conseguir tu capital inicial e invertirlo. ¡¡Ánimo, que tú también puedes!!

Ah, me olvidaba, si te gustó este artículo, compártelo, porque el conocimiento del interés compuesto debería ser declarado “patrimonio de la humanidad” 🙂

 

 

¿Te ha gustado? ¡Cuéntalo!Share on Facebook71Tweet about this on TwitterShare on Google+0Share on LinkedIn19Email this to someone

4 Comentarios

  1. giorgiana says:

    Gracias por su aporte a la educación. me ayudo mucho.

  2. Me encanta esto del interés compuesto, solo que no se que hacer para conseguirlo aun teniendo un poquito de capital.

Deja un comentario

O
 

Acceso sólo para suscriptores Suscríbete GRATIS aquí