¿Por qué necesitamos Educación Financiera?

¿Por qué necesitamos Educación Financiera?


Aperitivo

  • ¡Hola!
 Si estás leyendo este artículo… ¡Felicitaciones! Perteneces al 3% de la población mundial que le interesa poseer un  futuro económico exitoso y además, hace algo al respecto ¡para conseguirlo!.
Es muy bonito soñar con ganar la lotería pero…¿Sabías tú que  hay más posibilidades de que te caiga un rayo en la cabeza en un día de lluvia, de que ganes el Gordo de Navidad? Sí, en serio.
Sin embargo, aunque los números no mienten, hay más personas que compran un billete de lotería de las que se quedan en casa un ¡día de lluvia!.
A través de diferentes artículos en este Menú Familiar, pondré a disposición todo mi conocimiento para ayudarte a que tengas una vida financiera satisfactoria, a que saldes tus deudas, aprendas a administrar tu dinero, a que lo inviertas exitosamente en tu negocio y, si lo deseas, a lograr tu independencia económica.
Así que vamos a por ello y empecemos…

¿Por qué necesitamos Educación Financiera?

 Antes de adentrarnos en el tema en sí y exponer mi punto de vista, me gustaría contarte el significado de educación financiera.

Muchas veces, erróneamente, creemos que todo conocimiento relacionado a las finanzas o al sistema financiero, es un conocimiento ajeno a nuestra vida diaria, y que, aunque suponemos necesario, está al alcance únicamente de graduados universitarios o personas con altos estudios académicos.

En muchas ocasiones, también estamos convencidos de no ser capaces de entender los conceptos, y por eso, abandonamos  o hacemos oídos sordos, a tratar cualquier tema relacionado con el dinero.

Según la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), la educación financiera puede definirse como “el proceso por el que los consumidores financieros / inversores mejoran su comprensión de los productos financieros, conceptos y riesgos y, a través de la información, la enseñanza y/o el asesoramiento objetivo, desarrollan las habilidades y confianza para adquirir mayor conciencia de los riesgos y oportunidades financieras, tomar decisiones informadas, saber dónde acudir para pedir ayuda y tomar cualquier acción eficaz para mejorar su bienestar financiero”.

 Ok. ¿Traducimos?

Para decirlo de otra manera, la educación financiera simplemente, comprende todas las herramientas que nos ayudan a tomar, mejores y más inteligentes, decisiones con respecto al dinero. Tweet: La educación financiera ofrece las herramientas que nos ayudan a tomar mejores y más inteligentes decisiones sobre el dinero @financialchefs

 

 Todos o casi todos, somos consumidores financieros, ya que la mayoría de nosotros utilizamos bancos, tenemos tarjetas de crédito, entregamos o recibimos cheques, algunos tenemos hipotecas o solicitamos préstamos personales, y otros tenemos inversiones, compramos acciones, letras del tesoro, bonos, etc., y si tuviéramos la “educación” o las herramientas que nos ayuden a comprender todos los pro y los contra de utilizar estos productos financieros, seguramente los usaríamos siempre en nuestro beneficio, y muy pocas veces sufriríamos las consecuencias de un mal uso como el sobre- endeudamiento, la falta de liquidez o de dinero, las malas inversiones, etc.

 Para hacerlo aún más fácil de comprender, voy a usar una metáfora de las que tanto me gustan a mí.

Construir finanzas Imagínate que quieres construir tu propia casa, y has decidido decantarte por una prefabricada, que viene totalmente desmontada en una caja, (una caja bien grande ¡por supuesto!). Dentro de la caja encuentras todos los materiales necesarios para montar tu casa desde cero, pero debido al transporte, todas las piezas se han mezclado y, aunque crees identificarlas a simple vista y saber donde se colocan, no podrías estar 100 % seguro de que las utilizarías en el lugar correcto o de la manera más eficiente.

 Entonces… ¿Qué harías ante esta situación?

 Simplemente consultarías al manual de instrucciones que viene junto con la caja, que te explica paso a paso cómo colocar las piezas correctamente, para que construyas una casa sólida, duradera, con el mayor ahorro energético y que responde a tus necesidades, por lo que te hace feliz.

 Ahora para terminar de entender el concepto de educación financiera, podríamos decir que la casa de la que hablábamos, es nuestro patrimonio, lo que tenemos o deseamos tener en el futuro (una casa, un coche, no tener deudas, no preocuparnos por el dinero, etc.) y la educación financiera, es el manual de instrucciones que nos permitirá construir ese patrimonio de manera sólida, con el mayor beneficio posible, duradero en el tiempo y que nos permita tener la vida que deseamos que nos haga felices.

 Personalmente creo que la mayoría de las personas saben ganar dinero, estoy segura de que casi todas las personas con sus profesiones o habilidades saben generar ingresos, pero el problema radica en que no todas las personas saben administrar eficazmente ese dinero que ganan.

 Reciben las piezas (ingresos) pero al no contar con el manual de instrucciones (educación financiera) que les ayude a encajar las piezas en su lugar, lo utilizan de la manera inadecuada o en lugares equivocados, provocando que la casa (patrimonio) nunca llegue a edificarse o lo haga con cimientos tan endebles, que cualquier movimiento inesperado, hace que se derrumbe (endeudamiento, bancarrota, etc.).

 ¿Me expliqué bien? Sigamos.

 Recordemos, la educación financiera no sólo nos permite tomar decisiones inteligentes al decidir productos financieros, sino que además, nos ayuda a tomar decisiones en todo lo relacionado con el dinero.

 Tal vez creas que aún no entiendes de análisis financieros, economía, administración de finanzas, etc., por eso déjame preguntarte:

 ¿Has hecho alguna vez en tu vida un balance de resultados, una planilla de flujo de caja o cashflow, un presupuesto o un análisis de costos?

Si tu respuesta ha sido no, déjame preguntarte una vez más…

 ¿Alguna vez has calculado cuántos servicios y productos podrías comprar con tu sueldo, y cuánto dinero destinarías a cada uno? Como por ejemplo: x cantidad a la luz, x cantidad para la hipoteca, etc.

Si alguna vez lo has hecho, estabas haciendo, sin saberlo, una ¡PLANILLA DE FLUJO DE CAJA!Es decir, proyectabas cuánto dinero te iba a entrar en tu caja (bolsillo) y cuánto dinero iba a salir de él a lo largo del mes, de los meses o del año.

¿Alguna vez has tenido una cierta cantidad de dinero y elaboraste una lista de supermercado de acuerdo con ella?

 Entonces estabas haciendo sin darte cuenta, una ¡PLANILLA PRESUPUESTO!

 ¿Llegaste alguna vez a finales de año y comparaste el saldo de tu cuenta bancaria con el saldo que tenías al inicio del mismo año?

Si lo has hecho, estabas realizando una especie de…¡BALANCE DE RESULTADOS!

 Y por último…¿Alguna vez comparaste precios de hoteles, de billetes de avión, alquiler de coches, etc., antes de irte de vacaciones?

Pues, entonces estabas haciendo un ¡ANÁLISIS DE COSTOS!

 ¿Entiendes? Todos hacemos análisis financieros, económicos, administramos nuestro patrimonio familiar, etc., pero como muchas veces no somos conscientes de ello, no nos ocupamos de educarnos para ser mejores.

¿Sabes la diferencia entre un BUEN ADMINISTRADOR de su dinero y uno MALO?

¡Es que el primero se OCUPO DE SERLO!

Debemos recordar que nadie, pero nadie cuidará mejor nuestro dinero que nosotros mismos, a nadie le va a importar tanto nuestra riqueza y bienestar, por eso, como responsables de nuestro futuro financiero, del de nuestra familia o del futuro de nuestros hijos, debemos aprender a administrar nuestro dinero, a hacerlo producir más dinero y a gastarlo adecuadamente.

Debemos saber ganarlo, ahorrarlo, invertirlo y compartirlo, porque todo el éxito o fracaso financiero que tengamos en nuestras vidas, dependerá del manual de instrucciones o la educación financiera que tengamos.

 Recordemos…somos responsables de lo que nos pasa financieramente y si desconocemos algo, también somos responsables de nuestra ignorancia pero, por sobre todas las cosas, de acabar con ella.

Todos podemos construir la casa de nuestros sueños y el patrimonio que deseamos, así que… manos a la obra o mejor dicho a ¡educarnos financieramente!

¡Bienvenidos a El Recetario Financiero!

 

 

 

 

¿Te ha gustado? ¡Cuéntalo!Share on Facebook0Tweet about this on TwitterShare on Google+6Share on LinkedIn0Email this to someone

2 Comentarios

  1. Muy cierto, son pocas las personas que en verdad se preocupan por aprender sobre finanzas personales, cuando nos volvemos conocedores, aunque aun no expertos, pero que somos capaces de tener control sobre nuestras finanzas, las personas comienzan a creen que ganamos mucho dinero, cuando en verdad ganamos poco pero con la diferencia que lo administramos mejor.

    No debemos temer a este mundo de las finanzas personales, debemos de aprovechar la excelente informacion que nos proporcionan y ponerla en practica poco a poco, porque para volvernos personas con mentalidad financiera es un proceso y un estilo de vida.

    Saludos.

    http://www.dinerorapido-finanzaspersonales.com/

Deja un comentario

O
 

Acceso sólo para suscriptores Suscríbete GRATIS aquí